Celebración día de muertos

dia de muertos

Origen del día de muertos

Su origen se ubica en la armonía entre la celebración de los rituales religiosos católicos traídos por los españoles y la conmemoración del día de muertos que los indígenas realizaban desde los tiempos prehispánicos; los antiguos mexicas, mixtecas, texcocanos, zapotecas, tlaxcaltecas, totonacas y otros pueblos originarios de nuestro país, trasladaron la veneración de sus muertos al calendario cristiano, la cual coincidía con el final del ciclo agrícola del maíz, principal cultivo alimentario del país.

La celebración del Día de Muertos se lleva a cabo los días 1 y 2 de noviembre ya que esta se divide en categorías: De acuerdo con el calendario católico, el 1 de noviembre corresponde a Todos los Santos, día dedicado a los “muertos chiquitos” o niños, y el día 2 de noviembre a los Fieles Difuntos, es decir, a los adultos

dia de muertos

Cada año las familias colocan ofrendas y altares decorados con flores de cempasúchil, papel picado, calaveritas de azúcar, pan de muerto, mole o algún platillo que le gustaba a sus familiares a quien va dedicada la ofrenda, y al igual que en tiempos prehispánicos, se coloca incienso para aromatizar el lugar.

Asimismo, las festividades incluyen adornar las tumbas con flores y muchas veces hacer altares sobre las lápidas, para los indígenas tenía un gran significado porque se pensaba que ayudaba a conducir a las ánimas a transitar por un buen camino tras la muerte.

La tradición también indica que, para facilitar el retorno de las almas a la tierra, se deben esparcir pétalos de flores de cempasúchil y colocar velas trazando el camino que van a recorrer para que estas almas no se pierdan y lleguen a su destino. En la antigüedad este camino llegaba desde la casa de las familias hasta el panteón donde descansaban sus seres queridos.

El Día de Muertos se considera una celebración a la memoria y un ritual que privilegia el recuerdo sobre el olvido.

¿Cuándo debe colocarse la ofrenda de día de muertos?

La ofrenda del Día de Muertos es uno de los símbolos más importantes de la celebración del 2 de noviembre en México. Este día, dedicado a recordar la memoria de los fieles difuntos en nuestro país tiene sus variantes por lo que se pueden encontrar diferentes tipos de ofrendas del Día de Muertos.

La ofrenda se pone antes del 28 de octubre, en este día comienzan a llegar aquellos que tuvieron una muerte trágica. Posteriormente el 30 y 31 de octubre llegan los niños que no fueron bautizados. Después, el 1 de noviembre se dedica la ofrenda para los difuntos que tuvieron una vida ejemplar, así como la de los niños que sí fueron bautizados.

Finalmente, el 2 de noviembre, llegan todas las ánimas, las cuales, según la tradición se reúnen con sus familias, para celebrar y disfrutar de la ofrenda.

Fechas en que llegan las ánimas

La tradición establece las siguientes fechas de la llegada de las almas al medio día:

  • 27 de octubre: Se sabe que en este día nuestras mascotas vuelven del más allá. Llegan a visitar la casa en la que en vida fue su hogar, por ello, en uno de los rincones de la vivienda se suele colocar agua y algún tipo de alimento.
  • 28 de octubre: Se recibe a las personas que murieron en un accidente o de forma repentina o violenta, así como a las ánimas solas. Se les coloca una veladora y una flor blanca.
  • 29 de octubre: Es el día dedicado a los ahogados.
  • 30 de octubre: Se deja una veladora y se coloca un vaso de agua por aquellas almas olvidadas o que no tienen familia que los recuerde.
  • 31 de octubre: Se recuerda a los niños que están en el limbo (que no están bautizados) o que nunca nacieron.
  • 1 de noviembre: Se dedica para recordar a las demás personas que fallecieron durante su infancia.
  • 2 de noviembre: Se recuerda a todos los difuntos que dejaron el mundo cuando ya eran adultos y recordando a nuestros ancestros como abuelos o bisabuelos.

 

También te puede interesar: La CDMX cierra los panteones el Día de Muertos

Elementos que debe llevar la ofrenda de día de muertos

Cada uno de los siguiente elementos encierra su propia historia, tradición, poesía y, más que nada, misticismo.

El agua. La fuente de la vida, se ofrece a las ánimas para que mitiguen su sed después de su largo recorrido y para que fortalezcan su regreso. En algunas culturas simboliza la pureza del alma.

vaso de agua

La sal. El elemento de purificación, sirve para que el cuerpo no se corrompa, en su viaje de ida y vuelta para el siguiente año.

sal

Velas y veladoras. Los antiguos mexicanos utilizaban rajas de ocote. En la actualidad se usa el cirio en sus diferentes formas: velas, veladoras o ceras. La flama que producen significa “la luz”, la fe, la esperanza.

Es guía, con su flama titilante para que las ánimas puedan llegar a sus antiguos lugares y alumbrar el regreso a su morada. En varias comunidades indígenas cada vela representa un difunto, es decir, el número de veladoras que tendrá el altar dependerá de las almas que quiera recibir la familia.

velas y veladoras

 

Copal e incienso. El copal es el elemento que sublima la oración o alabanza. Se utiliza para limpiar al lugar de los malos espíritus y así el alma pueda entrar a su casa sin ningún peligro.

copal ofrenda

Las flores. Son símbolo de la festividad por sus colores y estelas aromáticas. Adornan y aromatizan el lugar durante la estancia del ánima, la cual al marcharse se irá contenta, el alhelí y la nube no pueden faltar pues su color significa pureza y ternura, y acompañan a las ánimas de los niños.

cempazuchil e1603913675344

El petate. Entre los múltiples usos del petate se encuentra el de cama, mesa o mortaja. En este particular día funciona para que las ánimas descansen así como de mantel para colocar los alimentos de la ofrenda.

petate

El izcuintle. Lo que no debe faltar en los altares para niños es el perrito izcuintle en juguete, para que las ánimas de los pequeños se sientan contentas al llegar al banquete. El perrito izcuintle, es el que ayuda a las almas a cruzar el caudaloso río Chiconauhuapan, que es el último paso para llegar al Mictlán.

izcuintle

El pan. El ofrecimiento fraternal es el pan. La iglesia lo presenta como el “Cuerpo de Cristo”. Elaborado de diferentes formas, el pan es uno de los elementos más preciados en el altar.

pan de muerto

La comida. Se podrá ofrecer para deleitar el alma que visita la casa. En los pueblos presentan también atole, mole, tamales, dulces, tortillas, pan de la región, entre otros platillos.

comida

El retrato del recordado sugiere el ánima que nos visitará, pero este debe quedar escondido, de manera que solo pueda verse con un espejo, para dar a entender que al ser querido se le puede ver pero ya no existe.

retrato e1603913867182

Las calaveras de azúcar medianas son alusión a la muerte siempre presente. Las calaveras chicas son dedicadas a la Santísima Trinidad y la grande al Padre Eterno.

calaveras de azucar

El papel picado. además de darle colorido a la ofrenda, el papel picado representa el aire y es uno de los cuatro elementos que siempre deben estar presentes en la ofrenda.

papel picado

Comentar con Facebook: